Programación y robótica a temprana edad: el siguiente paso en la educación

La inversión en sectores de la educación es uno de los proyectos más importantes en los que pueden trabajar los sectores público y privado, pues define el desarrollo, calidad de vida y oportunidades de las Naciones y sus ciudadanos.

Andrés Hoppenheimer en su libro “Basta de Historias: La Obsesión Latinoamericana con el Pasado”, sobre el impacto y diferencias de los modelos educativos en Latinoamérica y el resto del mundo, pone de ejemplo a países como Singapur y China, los cuales han mejorado la calidad de vida de sus ciudadanos a un ritmo acelerado y han creado nuevas oportunidades basadas en el desarrollo de nuevas tecnologías, todo gracias a la inversión en educación basada en ciencias de la tecnología y con la visión hacía el futuro de la fuerza laboral que podrían necesitar los mercados.

Sin embargo, los resultados de la inversión en educación son posibles en el mediano y largo plazo, pero nunca en el corto; esto se debe al tiempo de desarrollo de habilidades y conocimientos de las generaciones, el cual puede tener una duración de cerca de dos décadas.

Carlos Casado, profesor de la Universidad Oberta de Catalunya, asegura en el artículo “La robótica educativa: una nueva manera de aprender a pensar” que programas de robótica educativa y programación en general son herramientas que ayudan a trabajar la resolución de problemas de cualquier tipo, desarrollando un pensamiento abstracto, que obliga a los estudiantes a imaginar resultados antes de empezar.Volume 90% 


El sector público de República Dominicana tiene el programa “República Digital”, a través del cual contempla diferentes puntos en el sector educativo. Entre ellos se encuentra la “formación en multimedia, software y redes, medios digitales y herramientas TIC”, “formación y capacitación de capital humano en desarrollo de software”, “desarrollo de la competencia científica y tecnológica”, y otros seis puntos que se encuentran en el portal web de dicho programa.

Pero ha sido el sector privado el que mejor ha entendido la importancia del proceso educativo enfocado en el desarrollo de nuevas capacidades basadas en ciencias de las tecnologías a estudiantes de temprana edad.

Este es el caso del Saint George School, el cual inauguró su centro de innovación, en el que adaptan su currículum escolar al sistema “STEAM”, acrónimo en inglés de ciencia, tecnología, ingeniería, arte y matemáticas. Dicho centro forma parte de un programa piloto con el que buscan preparar a los estudiantes para enfrentar los retos de los mercados actuales de una manera activa y efectiva, según expresó Antón Tejeda, director del Saint George School y presidente de la Asociación de Instituciones Educativas Privadas (AINEP).

El programa piloto se desarrolla en tres etapas; la primera comprende los cursos de preprimaria a tercero, con niños desde los cinco hasta los once años, en los llamados “espacios de creación”, en los que los profesores utilizan el proceso de ingeniería.Volume 90% 


“El proceso de ingeniería se basa en la presentación de problemas a los estudiantes, apoyado en los estándares de ciencias, y desde esa problemática, los alumnos deben hacer preguntas, investigar, crear, probar si sus creaciones funcionaron o no, y presentarlos a los demás. Con esta metodología desarrollan un pensamiento crítico y solución de problemas”, comentó Alejandra Escobar, profesora del espacio de creación del centro de innovación del Saint George School.

La segunda etapa inicia con los estudiantes de octavo curso, los cuales toman los cursos de programación y conocimiento de códigos. Y en la tercera etapa, los estudiantes de noveno curso en adelante, utilizan todos los conocimiento acumulados durante la primera y segunda etapa para iniciar los cursos de robótica.

Otro elemento importante en el proceso de enseñanza son los maestros.

“Los profesores están motivados y quieren participar del programa, y estos profesores forman parte importante del proceso educativo. Si ellos están emocionados y sienten que están aplicando cambios, tienes mejores docentes y procesos de enseñanza”, dijo Antón Tejeda al conversar en exclusiva con Diario Libre.

Continuó explicando que los espacios de creación no necesitan tener muchos equipos, debido a que estos se basan en el desarrollo de una cultura, que involucra la creatividad y desarrollo de soluciones a problemas.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *